[Desde Colombia] Motin en Uribana, Barquisimeto-Venezuela.

La mañana de ayer viernes, producto de una requisa “controlada” “sorpresa” en dicha
cárcel -una de las mas hacinadas de la región centro-occidental-, y tras la
resistencias por parte de los presos, tuvo lugar un motín para hacer frente al
programa de “desarme completo” promovido por la ministra de asuntos penitenciarios
Iris Valera. Los presos, que bien sabían lo que había, ya que desde e jueves en la
mañana se desplegaron tanquetas alrededor de la prisión y varios efectivos, se
pusieron alerta, y durante dicha “requisa” que se efectuó a las siete de la mañana
del viernes veinticinco de enero decidieron contraatacar.

Hoy, las autoridades “competentes” chavistas, con su verborrea divulgativa de decir
mucho sin decir ná, informaron a los medios de la muerte de 54 “reclusos” tres
oficiales y un cura.Se habla de 89 presos hospitalizados, muchos de ellos graves.
Los resultados aún no fueron dados con claridad. Yo me espero el doble.
Decir que “la nube de humo del chavismo” intenta culpar a los medios de comunicación
cuando es más que obvio que las complicidades entre militares, policias y pranes no
daba espacio para la maniobra. Pero más importante aún es reflexionar el echo, de
que el resultado de estas situaciones extremas carcelarias, tipiquisimas de las
latitudes latinoamericanas, donde las evidentes políticas corruptivas por parte de
la burocracia permiten a elementos reaccionarios también presxs -narcos,
paramilitares, “guerrillas”,…-, tomar el control desde dentro de las cárceles,
como si de “señores de la guerra” se tratase, y es resultado de lo que representa en
si la gestión de una prisión y sus coletazos estructurales de violencia. La prisión
ante todo es un “out of the system”, donde lo “no controlable” se embarranca en el
ostracismo. Ostracismo y aislamiento, concentración de vidas que reproducen el
modelo de violencia estructural y cutural de aquellxs que predenden “liberarse” de
esta carga, y su máxima expresión el Estado.

Así tenemos que aunque una cárcel refleje unas bases elementales este donde este, se
da al mismo tiempo, como reflejo de las políticas estatales, unas condiciones
especificas propias que se resumen en una constricción de elementos contextuales de
más o menos violencia. La Cárcel es un microsistema reflejo de un macrosistema, la
cárcel es por decirlo de alguna manera, fiel reflejo en “pequeña” proporción del
Estado “que le da vida”. Por ello, en un territorio por ejemplo como Dinamarca que
presume de democracia, sus cárceles son “demócratas”, sus “presxs” lxs propixs
carcelerxs, reflejo de una sociedad del bienestar donde el ser ciudadano implica al
mismo tiempo ser policía y donde los discursos reformistas y humanistas eclipsaron
las propias políticas de abolición de las penas y los encarcelamientos; en una
cárcel Estadounidense, país que presume de una libertad económica liberal donde todo
se regula mediante la privatización, contemplamos que las cárceles son organismos
privados, y fieles a sus divisiones estrato-raciales; y si nos vamos a estas
latitudes, como el caso de Colombia, hallamos un ejemplo en la cárcel Modelo de
Bogotá, donde esta se divide en subterritorios “administrados”: unos por los narcos,
otros por la guerrilla y otros por los paramilitares. El resto de reclusos deberán a
glosso modo elegir en que “bando” deben estar. Y para mas anécdotas decir que el
mantenimiento y servicios de dicho centro de reclusión/reclutamiento en la cárcel
Modelo de Bogotá es reflejo también del bando, pues la más surtida es la de los
narcos, la cual es la única en que por ejemplo disponen de ascensor, elemento que se
vuelve necesario en las 4 plantas de dicha cárcel, sobre todo si padeces movilidad
reducida, cosa bien normal pues harto numero de los reclusos sociales acaban
entrando vueltos mierda por las condiciones de exclusión-droga, SIDA y la propia
guerra; y teléfonos, etc…

Esto es un ejemplo de que el estado no soluciona lo problema, solo los aparta, y
“los encabrona” más. Y como siempre pagamos lxs mismxs, siempre y cuando, el fin
justifique los medios.

Desde Medellín, Colombia. Abajo los muros de las Prisiones!

Esta entrada fue publicada en presos colombia, presos eeuu, presos venezuela. Guarda el enlace permanente.